El evento ocurrió en una galaxia espiral ubicada a más de 215 millones de años luz de la Tierra.

Un equipo de astrónomos del Observatorio Europeo Austral y de otras partes del mundo, logró captar una rara explosión de luz proveniente de una estrellada “devorada” por un agujero negro supermasivo.

Conocido como evento de disrupción de marea, se trata del fenómeno de este tipo registrado hasta la fecha más cercano a nuestro planeta, ya que tuvo lugar a poco más de 215 millones de años luz de la Tierra.



“La idea de un agujero negro succionando a una estrella cercana suena como a ciencia ficción. Pero es exactamente lo que sucede en un evento de disrupción de marea”, declaró Matt Nicholl, profesor e investigador de la Real Sociedad Astronómica en la Universidad de Birmingham, Reino Unido, y autor principal del nuevo estudio.

El descubrimiento fue posible porque el fenómeno que el equipo estudió, AT2019qiz, se captó poco tiempo después de que la estrella fuera destrozada. “En realidad, gracias a que lo detectamos pronto, pudimos ver la cortina de polvo y escombros formándose a medida que el agujero negro lanzaba un potente chorro de material con velocidades de hasta 10.000 kilómetros por segundo”, afirmó Kate Alexander, investigadora postdoctoral en la Universidad de Northwestern.